La Ortodoncia invisible en Mallorca [ parte 1]

La Ortodoncia Infantil de la mano de Tomas Sastre

La Ortodoncia invisible en Mallorca

La ortodoncia invisible es una nueva alternativa a los brackets metálicos tradicionales. La principal ventaja de este sistema es que, durante el periodo de corrección de las piezas dentales de tu boca, podrás seguir luciendo una magnífica sonrisa ya que son prácticamente imperceptibles.

Cada vez es más frecuente el tratamiento en niños y mayores para corregir y evitar la desviación de las piezas dentales, lo que puede provocar desde pequeñas heridas hasta modificaciones en la apariencia de nuestro rostro. Además cumplen una función estética, ya que estos tratamientos nos ayudarán a poder lucir una bonita sonrisa.

La Ortodoncia en Niños y Jóvenes

A diferencia de otro tipo de tratamientos dentales, la ortodoncia de corrección se utiliza mayoritariamente en jóvenes menores de 18 años. En Estados Unidos por ejemplo se calcula que existen más de un millón de niños y jóvenes utilizando esta técnica correctiva. La efectividad es mayor cuanto menor sea la persona que se somete al tratamiento. Sin embargo, se ha demostrado su efectividad también en adultos, aunque el tiempo de aplicación de la ortodoncia invisible para conseguir resultados es mayor que en los niños o jóvenes menores de 18 años.

La ortodoncia en niños y jóvenes se utiliza para corregir los dientes torcidos o superpuestos, ya que podrían producir complicaciones en nuestra salud bucal debido a la retención de alimentos y la dificultad de ejecutar una correcta higiene bucal por los recovecos que pueden formar estos dientes incorrectamente alineados.

A diferencia del sistema de brackets tradicional, en los que el dentista va ajustando las gomas y tirantes del aparato a medida que los dientes se van alineando, para la ortodoncia invisible, el dentista, después de un exhaustivo estudio del paciente, prepara una serie de piezas que conseguirán la evolución y mejora de la posición de los dientes. La principal ventaja es que el propio usuario puede cambiar estas piezas a medida que evoluciona, sin la dependencia de acudir al dentista a que éste realice los ajustes.

En general, el tiempo aproximado para cambiar las piezas es de unas 2 semanas, aunque dependerá de cada tratamiento particular y las indicaciones del especialista que lleve el tratamiento.

Es recomendable en todo caso acudir a la clínica para hacer una pequeña revisión y estudio de nuestra evolución cada 4-6 semanas.

La ortodoncia invisible es fácil de limpiar, aunque lo recomendable es quitárselos en cada comida para volver a aplicarlos después de las mismas. Esto te permitirá aplicar una correcta higiene bucal, con cepillados frecuentes e incluso la utilización del hilo dental.

Una vez que se finalizan todas las fases del tratamiento, es habitual la utilización de una pieza de mantenimiento para usar durante las noches.

¿Son realmente invisibles?

Decir que son completamente invisibles quizás sea exagerar. Realmente son transparentes, pero es cierto que al ser tan delgados y debido al material con el que están fabricados, son realmente difíciles de apreciar a no ser que se haga desde un plano muy cercano y prestando mucha atención. La única diferencia que notarán las personas a tu alrededor en tu día a día será la mejor sonrisa que irás luciendo poco a poco.

Sigue en la parte 2

Deja un comentario